Relaciones humanas / Mundo animal / Hábitos alimenticios saludables

LA MUJER NUMÉRICA

Porqué un blog

¿Y porque no? Supongo que un blog se hace por una necesidad. Real o no, esta necesidad hace que emisor y destinatario pueden sacar provecho de lo que en él se publica. O, al menos, eso pretendo.

La experiencia se acumula y a veces te preguntas que puedes hacer con todo aquello que a lo largo de tu vida te ha ayudado a salir adelante. Te ha ayudado a superar los malos momentos. Te ha ayudado a solucionar los problemas, a no romperte la cabeza tratando de solucionar lo que no tiene solución.

Cuando has llegado al punto en que eres capaz de reconocer tus errores lo antes posible y de buscar soluciones adecuadas al problema, te preguntas:

¨¿Qué puedo hacer con esto?¨, ¨¿Servirá también a otras personas?¨

Y decides compartirlo. No pretendo dogmatizar, aunque mi lenguaje, a veces, pueda ser un poco técnico. Solo busco eso, compartir experiencias, explicar porqué, según hagamos o digamos las cosas, tendremos unos resultados u otros.

A lo largo de mi ejercicio profesional me encontré frecuentemente con que me decían: ¨Yo le he dicho lo mismo que tú¨. Y, tal vez sí, tal vez le habían dicho lo mismo, pero los resultados eran catastróficos. Tal vez le había dicho lo mismo, pero de otra manera.

Como ejemplo: ¨Nunca haces…¨, ¨Siempre estás….¨. Pongo este ejemplo porque me da pie para explicar el título del blog: ¨La mujer numérica¨. Hay que aceptar como premisa verdadera que ¨siempre y nunca¨ son cantidades y cantidades muy duras, casi infinitas.

Quizá a nosotras también nos lo dijeron. Y nosotras también lo hemos dicho o lo diremos. Por eso, yo me propuse un día no volver a usar esas palabras tan…, puesto que con una sola vez que ¨lo haya hecho¨, ya no es nunca y con una vez que ¨no esté¨, ya no es siempre.

Es cierto que la palabra es una de las armas más poderosas que existen. Pero la palabra puede hacer más o menos daño según cómo desciframos el mensaje que nos mandan,  de una manera u otra. O según nos sentimos en cada momento.

Os preguntaréis que tienen que ver los números en toda esta historia. Para mí es muy fácil verlo. El reto es saber transmitirlo a los demás. El reto es llegar a ser capaz de contar cómo yo fui evolucionando gracias a los números. Cómo empecé a cambiar por la simple acción de contar todo. Y todo es todo. Desde la amortización de un bolso según el tiempo que me duraba, hasta si debía aceptar el cortejo de un señor que me llamaba veinte veces al día y pretendía llevarme a la cama por una cena, de la cual él se había comido la mitad. Gracias a los números comprendí que cincuenta euros era el precio que me daba el ¨señor¨. Y aprendí que no era su culpa, sino mía y no tenía nada que reprocharle.

Aprendí a dejarme guiar por los únicos amigos que nunca me engañaban, que no usaban mis sentimientos para manipularme y que casi siempre me decían si me estaba equivocando o no. E incluso, si me iba a equivocar o no.

Como veis, me aplico el cuento y no digo ¨siempre¨, sino ¨casi siempre.

Y de eso va este blog, de NÚMEROS. De números aplicados a una vida mejor.       De números que no engañan ni mienten. Tienen el  inconveniente de decir verdades como puños y a veces son molestos y nos hacen daño. Y si no que se lo pregunten a cualquier mujer maltratada, seguro que si le hicieran apuntar las veces que recibió maltrato no le quedaría más remedio que darse cuenta de su realidad. Pero a veces es tan dura la realidad que es mejor no verla.

La  experiencia me demostró que la mayoría de los matrimonios se rompen por el tema económico. Siendo economía todo lo que se ha de repartir en una relación, o sea: dinero, tiempo, espacio, responsabilidades….

Malditos números, están en todas partes. Pero es tan bonito conocerlos y vale tanto la pena que os recomiendo hacer conmigo este camino. Sin prisa, pero sin pausa.

También quiero en este blog dar pinceladas sobre lo que comemos y como ello influye en nuestra vida cotidiana. Cómo una  alimentación ¨adecuada¨ puede ayudarnos en cada momento. De que manera podemos hacer una dieta equilibrada sin necesidad de estar siempre a ¨dieta¨ y adaptarla con unos pequeños cambios a nuevas situaciones y necesidades. Es también cuestión de números. Calorías, principios activos o nutrientes, desgaste físico, estados especiales. Suena complicado, pero es muy fácil. Lo comprobaréis.

Y, cómo no, os hablaré de mis pequeños. Ellos son un elemento equilibrador en mi vida.

Hasta aquí la presentación de mi blog. En ¨Sobre mí¨, me presentaré yo. Para que conozcáis a la persona que está detrás de la pantalla. Que, de este modo, pretende haceros participes de sus vivencias, de su experiencia y compartir con vosotras el tiempo mejor empleado de esta parte de mi vida.

Personas, 65
Alimentos, 10
Animales, 25

Hablar sobre uno mismo sin caer en algún error de memoria o de valoración, no es fácil. Por eso quiero, en primer lugar, aclarar que no pretendo ser modelo ni ejemplo para nadie. Solo pretendo compartir todo aquello que he constatado puede ser útil para mejorar la calidad de vida de las personas, tanto física como psicológicamente.

Me llamo Belén. Soy licenciada en Psicología, Técnico superior en Dietética y Nutrición, Diplomada en estética. En diferentes etapas de mi vida hice cursos variopintos, como: patronaje industrial, cursos de economía ( derivados, opciones, futuros). Estudié asignaturas sueltas de Derecho en la UNED…

¿Qué dice la gente?

Sara Wilams

¿Por qué mi blog?

Jhon Doe

ÚLTIMAS PUBLICACIONESTODAS LAS PUBLICACIONES DE MI BLOG

¨CARTAS A MARÍA¨
belen | 21, diciembre

Esta es mi primera experiencia con un blog. Me gustaría decir tantas cosas que me resulta muy complicado

Leer Más